Ciudad de México.- El Gobierno de México negó este jueves que haya fallecido un hombre por gripe aviar en el país, como afirmó el miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS), a la que acusó de emitir un comunicado “bastante malo” en el que reportó la primera muerte humana en el mundo por el virus AH5N2.

“Puedo señalar que el comunicado que hizo la Organización Mundial de la Salud es bastante malo, ya que de entrada habla de un caso fatal, cosa que no fue así, murió por otra causa y sin que se haya dictaminado, y solo de manera marginal dice que el riesgo en este caso es bajo”, declaró el secretario de Salud, Jorge Alcocer.

En la conferencia matutina del Gobierno, el funcionario sostuvo que el hombre, de 59 años, al que se refirió la OMS murió el 24 de abril por complicaciones derivadas de la diabetes y una falla renal, pero no por el virus AH5N2.

El titular de la Secretaría de Salud (SSa) aseveró que este jueves habría una reunión con el organismo internacional “para precisar” el comunicado que anunció el deceso del hombre “como el primer caso humano confirmado en un laboratorio de la infección del virus de influenza AH5N2 reportado a nivel global”.

“Esta es una nota que hay tomar con prudencia porque no es precisa”, comentó Alcocer.

El funcionario reconoció que “la causa” de muerte “no se ha precisado, pero básicamente son la falla renal y la falla respiratoria que tuvo en cuestión de horas”.

¿Qué se sabe del caso de gripe aviar en México?

La víctima, según la información de la OMS, sería un hombre originario del Estado de México que falleció cuando recibió atención en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), en el sur de Ciudad de México, tras días de tener fiebre, dificultad para respirar, diarrea, náuseas y malestar general.

Tras su deceso, “básicamente lo que se tomó fueron muestras y en una de las muestras se encontró el virus AH5N2, que está ligado a la gripe aviar”, indicó el secretario de Salud.

“En este caso puede ser un aviso epidemiológico, en el caso de las acciones que se dan para los trabajadores que atienden aves y que trabajan con ellas, (pero) este paciente no tenía nada de esto, venía del Estado de México por esas manifestaciones de otro tipo”, argumentó.

El secretario sostuvo que “hasta ahora no hay ninguna evidencia de transmisión de humano a humano”, y que el paciente “no tiene antecedentes de contacto familiar” ni de su entorno cercano que expliquen la infección.

También aseveró que la Dirección de Epidemiología ha evaluado “todos esos contactos”.

“Por lo tanto, y puntualizo, no existe ninguna razón para evitar comer pollo o sus derivados o estar preocupado por esto”, manifestó.

Horas antes, la OMS tuvo un seminario en Ginebra, donde especialistas pidieron una alerta ante posibles nuevos casos tras el caso en México, aunque subrayaron que el riesgo de contagio en humanos permanece bajo.