Una estudiante de la UNAM denunció que el frappé que compró en una cafetería estaba adulterado, la institución educativa anunció la clausura del negocio.

El cierre del local, llamado “La Cova”, fue resultado del reporte que hizo la Dirección General de Análisis, Protección y Seguridad Universitaria ante la Agencia de Protección Sanitaria del Gobierno de la Ciudad de México.

La estudiante reveló que en la clínica en la que recibió atención médica determinaron que su frappé estaba adulterado con ketamina de uso veterinario.