Arqueólogos de Jerusalén han descubierto un anillo de oro de 2.300 años de antigüedad que se cree perteneció a un niño que vivió en el periodo helenístico de la ciudad.

La Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI) declaró que el anillo, adornado con una gema roja, estaba “muy bien conservado”, sin signos de óxido o desgaste.

Fue desenterrado recientemente en la Ciudad de David por Tehiya Gangate, miembro del equipo de excavación.

Los investigadores creen que el anillo perteneció probablemente a un niño debido a su pequeño tamaño. Se fabricó “martillando finas hojas de oro precortadas en una base metálica”, según el comunicado del AAI.

El anillo fue datado en torno al año 300 a.C. Según el comunicado, en aquella época, la región estaba bajo el dominio del Imperio Macedonio de Alejandro Magno.