El granizo tiñó de blanco la cancha del Estadio Azteca, pero no fue impedimento para que los dos mejores equipos de la Liga MX Femenil se vieran las caras en el duelo de ida de la gran final.

Las jugadoras dieron inicio al encuentro en el que las Águilas tomaron la ventaja mínima contra las Rayadas de Monterrey.