Carlo Acutis, un joven italiano apodo como el “influencer de Dios”, se convertirá en el primer santo millennial de la Iglesia católica.

El papa Francisco reconoció un segundo milagro atribuido a Acutis, jugador y programador informático que murió de leucemia en 2006, a los 15 años.

Durante su vida, Acutis utilizó sus habilidades tecnológicas para difundir la fe católica, incluyendo la creación de un sitio web que documentaba lo que consideraba milagros.

Tras su muerte, el cuerpo del adolescente fue trasladado a la ciudad italiana de Asís, donde se expone junto a otras reliquias relacionadas con él.

Acutis fue beatificado y declarado “beato” tras su primer milagro en 2020, cuando supuestamente curó a un niño brasileño que tenía un defecto congénito en el páncreas que le impedía ingerir alimentos con normalidad.

Tras la atribución de dos milagros, el siguiente paso es que el papa convoque una reunión de cardenales para acordar la santidad de Acutis y decidir la fecha de la canonización.