Gaza ha empezado a recibir ayuda humanitaria en tierra a través del muelle artificial construido y anclado frente a su costa por Estados Unidos.

Según informa el Comando Central estadounidense en su página web, “los camiones que transportaban asistencia humanitaria comenzaron a llegar a tierra a través de un muelle temporal en Gaza. Ningún militar estadounidense desembarcó en Gaza”

“Se trata de un esfuerzo multinacional en curso para entregar ayuda adicional a los civiles palestinos en Gaza a través de un corredor marítimo que es enteramente humanitario por naturaleza e incluirá productos de ayuda donados por varios países y organizaciones humanitarias”, precisa el Comando.

500 toneladas de ayuda en 2 días

EE.UU. anunció ayer jueves el comienzo de las operaciones del muelle flotante como corredor humanitario marítimo hacia Gaza, que según el Pentágono permitirá entregar unas 500 toneladas de ayuda en dos días y asistir a más de dos millones de personas en riesgo de hambruna.

También la Unión Europea (UE) ha iniciado el envío de ayuda desde a través del corredor marítimo desde Chipre hacia este muelle.

El primer cargamento consiste en 88.000 latas de comida que envía Rumanía a través del Mecanismo de Protección Civil de la UE.

Precisamente, la infraestructura incluye una plataforma flotante a varios kilómetros de la costa para que grandes barcos procedentes de Chipre traspasen los palés a otras embarcaciones más pequeñas.

El proyecto ha sido bautizado con el nombre de Joint Logistics Over-the-Shore (JLOTS, por sus siglas en inglés) y consta de dos muelles: uno flotante al que se amarrarán los barcos cargados con ayuda y otro llamado Trident, que será la “calzada” por donde transitarán los camiones que llevarán los suministros a tierra.

Más de 600.000 desplazados en Rafah

Mientras, las órdenes de evacuación israelíes continúan en Rafah, la localidad del extremo sur de la franja de Gaza donde se han concentrado en medio año muchos desplazados por la ofensiva contra Hamás.

Unas 600.000 personas ya han dejado la ciudad, según ha indicado este vienes Naciones Unidas.

“En general se han desplazado al norte y noroeste, hacia la costa, donde les han ordenado que vayan. Su viaje es complicado porque no hay rutas seguras y ciertamente no hay ningún destino libre de peligro en Gaza”, aseguró en rueda de prensa el portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, Jens Laerke.

Antes de los ataques del 7 de octubre de 2023 Rafah era una pequeña ciudad de alrededor de 275.000 personas, una cifra que se ha disparado hasta alcanzar los 1,4 millones por el progresivo desplazamiento de norte a sur que ha supuesto la intervención militar israelí.