Madrid.- El expresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) Luis Rubiales ha mantenido de nuevo este viernes que el beso que dio a Jenni Hermoso tras la final del Mundial el pasado verano fue consentido, y ha vuelto a acusar a la jugadora de cambiar su versión tras lo ocurrido.

Rubiales ha acudido este viernes a la Audiencia Nacional para recoger en persona la resolución que le envía a juicio por presuntos delitos de agresión sexual y coacciones a la futbolista.

Beso consentido, según Rubiales

A su salida, ha rechazado contestar preguntas de los medios que le esperaban, pero sí ha querido expresar que sigue manteniendo su declaración ante el juez, en la que sostuvo que el beso, que entonces calificó de “anécdota”, fue consentido, y que nunca presionó a la internacional para justificarlo públicamente.

“Cuando sucedieron los hechos que todos ustedes conocen, en la entrega de medallas de Sídney (Australia), hubo una única versión de dos partes. Pasados unos días, una de las partes cambió su versión. Yo voy a seguir manteniendo mi versión desde el principio hasta el final, porque es la verdad”, ha manifestado.

En la Audiencia Nacional

Tras “esperar que todo salga bien y que se haga justicia”, Rubiales ha abandonado la Audiencia Nacional acompañado de su letrada, Olga Tubau, pasados veinte minutos de su citación, programada a las 10.00 horas, y tras recoger la resolución que le envía al banquillo de los acusados.

Rubiales será juzgado junto a tres de sus colaboradores cuando presidía la RFEF: el recién cesado exdirector deportivo de la selección masculina Albert Luque, el exentrenador de la femenina Jorge Vilda y el que fuera responsable de Marketing de la Federación, Rubén Rivera, a quienes la Fiscalía acusa de coaccionar a Jenni Hermoso para que justificase públicamente la actuación de Luis Rubiales.

Todos menos Albert Luque, que recogerá la resolución más adelante en un juzgado de Tarrasa (Barelona), también han acudido a la Audiencia Nacional este viernes para cumplir con este último trámite formal antes del juicio, cuya fecha todavía no se ha fijado.

Con la notificación personal del auto de apertura de juicio oral, comienza a contar el plazo de 24 horas que el juez impuso a Rubiales para abonar la fianza para hacer frente a eventuales responsabilidades civiles en el caso de ser condenado: 65.000 euros por el delito de agresión sexual y otros 65.000 euros, pero en este caso de forma conjunta con los otros tres procesados, por el de coacciones.

La otra causa de Luis Rubiales

El expresidente federativo, que está investigado en otro juzgado madrileño por presunta corrupción en contratos de la RFEF, afronta en la Audiencia Nacional una petición de la Fiscalía y las acusaciones de dos años y medio de prisión, mientras que los otros tres procesados se enfrentan a un año y medio.

La Fiscalía sostiene que, el pasado 20 de agosto tras la victoria de la selección femenina del Mundial, Rubiales “propinó un beso en los labios” a Jenni Hermoso de forma “sorpresiva” y sin su consentimiento, y le acusa de presionarla a ella y a su entorno para que “justificara y aprobara” su actuación, una “situación de hostigamiento” de la que también responsabiliza a los otros tres acusados.