Tras la balacera en inmediaciones de Periplaza que dejó una persona sin vida y cuatro oficiales lesionados, una familia vivió momentos de terror por este suceso ocurrido la noche del martes.

Una madre de familia que viajaba en su vehículo tuvo que pedir a sus hijos que se resguardaran en el coche tras quedar atrapados en medio del caos.

La policía no los dejaban pasar tras realizar un retén para encontrar a los responsables de la ejecución en la plaza.

“Tírense al piso, por favor. Háganme caso. ¡Hasta abajo, bien hasta abajo! Háganse cochinilla”, decía la mujer a sus hijos.