El Departamento de Justicia de Estados Unidos y 15 estados demandaron este jueves a Apple bajo el argumento de que la empresa utilizó la poderosa posición de su iPhone y otros productos para elevar los precios de sus servicios y perjudicar a rivales más pequeños.

Se trata de la primera gran iniciativa antimonopolio del Gobierno de Joe Biden contra el fabricante de teléfonos inteligentes.

Apple se une así a una lista de grandes empresas tecnológicas demandadas por los reguladores estadounidenses -entre ellas Google de Alphabet, Meta Platforms y Amazon– durante los mandatos tanto del expresidente Donald Trump como de Joe Biden.

“Los consumidores no deberían tener que pagar precios más altos porque las empresas violan las leyes antimonopolio”, dijo el fiscal general Merrick Garland en un comunicado. “Si no se le cuestiona, Apple sólo continuará fortaleciendo su monopolio de teléfonos inteligentes“.

El Departamento de Justicia, al que también se unió el Distrito de Columbia en la demanda, alega que Apple usa su poder de mercado para obtener más dinero de los consumidores, desarrolladores, creadores de contenidos, artistas, editores, pequeñas empresas y comerciantes.

DW