Comparte esta nota
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Arthur y Bernardo Lima nacieron en 2018 unidos por la cabeza.

Luego de varias cirugías que sumaron más de 33 horas en Brasil, los médicos lograron separarlos con éxito.

Los pequeños estarán en el hospital por seis meses para su rehabilitación.

La organización benéfica médica Gemini Untwined, con sede en Londres, ayudó a llevar a cabo el procedimiento.

Lo describieron como “la separación más desafiante y compleja hasta la fecha”, dado que los niños compartían varias venas vitales.

Para esta operación, participaron casi 100 médico, con la ayuda de realidad virtual.

Entre lágrimas, la madre de los niños, Adriely Lima, describió el alivio de la familia.

“Hemos estado viviendo en el hospital durante casi cuatro años”, dijo.

Los niños aún se están recuperando y es posible que necesiten más procedimientos a medida que crecen, indicaron los médicos.