El Congreso del Estado aprobó prohibir colocar propaganda electoral en mobiliario urbano.

El objetivo es reducir la contaminación visual, y la basura que se genera por este tipo de propaganda.

Estas restricciones incluyen espectaculares, portadas de libros, revistas y periódicos.

Además dejará de verse la propaganda política en el transporte público.

Diputados de la fracción del PAN y PRI, consideraron que esta propuesta se avaló invadiendo las atribuciones municipales, y que hora pasan a formar parte de un control estatal.