El llamado “pacto de impunidad” que habría entre Andrés Manuel López Obrador y su antecesor, Enrique Peña Nieto para no perseguirlo, ha quedado en el olvido. Y es que ante la necesidad de que el proyecto político-electoral del tabasqueño no se colapse, necesita renovar su retórica anticorrupción al más alto nivel.

De acuerdo con el periodista Raymundo Riva Palacio en su columna que publica en El Financiero, el gobierno de la Cuarta Transformación, sí investiga al ex presidente Peña y a su hombre fuerte, el ex secretario de Hacienda y de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray.

El columnista señala que las indagatorias las realiza la Unidad Especializada en Delitos de Ambiente y Previstos en Leyes Especiales (UEIDAPLE), encabezada por Juan Ramos, quien tiene una larga experiencia en el área de seguridad pública y trabajó en el gobierno de Vicente Fox como fundador y subsecretario de Seguridad Pública, bajo las órdenes de Alejandro Gertz Manero, también su jefe actual

Riva Palacio asegura que son varias las carpetas de investigación abiertas sobre Peña Nieto y Videgaray, que tienen que ver con sus propiedades.