Comparte esta nota
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

1
El primer objetivo de un viaje en la era post-Covid será emotivo. En cuanto la situación lo permita, primará el sentido del reencuentro con nuestros afectos, de los que hemos estado separados forzosamente. Comenzaremos por destinos cercanos, nuestra provincia y después el resto del país. Los países limítrofes y próximos, vendrán luego. Los viajes de largo alcance quedarán para el final del proceso.

2
Algunos hábitos nuevos generados por la pandemia permanecerán por mucho tiempo. Existirá un alto nivel de desconfianza en los primeros momentos. Los clientes iremos donde nos den confianza, nos reconozcan y nos garanticen seguridad. Fidelizar será la palabra clave, tanto para operadores como para destinos. La reconstrucción vendrá de a uno.

3
Preferiremos destinos naturales y Argentina los tiene en abundancia. Asimismo, desconfiaremos de los masivos. Es por esto que los viajes serán en solitario, en pareja, en familia o con amigos. Los tours grupales decaerán.

4
Por otro lado, habrá más ofertas turísticas “a la carta”, la conectividad digital será indispensable, los aeropuertos y fronteras serán más exigentes en sus controles y coexistirán ofertas y oportunidades con precios más caros. También, surgirán nuevos destinos y habrá nuevos emprendedores en el sector. La relación entre los turistas y los residentes deberá ser de mutuo interés.