México informó este martes que acordó con Estados Unidos extender hasta el 21 de agosto el cierre de la frontera a viajes no esenciales, tras revisar el desarrollo de la propagación de COVID-19 en ambos países.

En su cuenta de Twitter, la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana dijo que las restricciones al tránsito terrestre estarán vigentes 30 días más.

“Las restricciones se mantendrán en los mismos términos en que se han desarrollado desde su implementación el 21 de marzo. Ambos países continuarán buscando coordinar las medidas sanitarias en la región fronteriza”, señaló la Secretaría de Relaciones Exteriores.

El secretario de Relaciones Exteriores mexicano Marcelo Ebrard había dicho el viernes que “no sería prudente en este momento” reabrir la frontera entre Estados Unidos y México dado que los casos de coronavirus en “los estados del sur de Estados Unidos: California, Nuevo México, Arizona y Texas, están aumentando”.