Comparte esta nota
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

La ONG Human Rights Watch denunció este viernes la imposición de la pena de muerte en Irán a personas que tienen cargos relacionados con la participación en protestas contra la corrupción o el deterioro de la economía en el país.

Según la organización, los tribunales iraníes han dictado al menos cuatro penas de muerte desde finales de junio y ha denunciado que algunos acusados han tenido un acceso limitado a sus abogados e incluso han sido torturados o han abusado de ellos para obtener su confesión.

“La versión iraní de la ‘rendición de cuentas’ es aparentemente condenar a personas que han participado en protestas en juicios injustos en lugar de investigar la abrumadora evidencia del uso excesivo de la fuerza y la muerte de cientos de manifestantes que fueron asesinados a tiros”, sostuvo la investigadora de HRW en Irán, Tara Sepehri Far.

La ONG se opuso a la pena de muerte “en cualquier circunstancia” al considerar que se trata de algo “inherentemente cruel e irreversible”.