Comparte esta nota
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

El laboratorio de virología de Wuhan, acusado de haber dejado escapar el virus que provocó la pandemia de covid-19, defendió sus medidas de seguridad en un reportaje emitido por la televisión china. El laboratorio P4, situado en esta ciudad donde apareció el virus a finales del año pasado, trabaja con cepas de virus especialmente peligrosas y hay hipótesis que apuntan a que estaría en el origen de la pandemia.

Cercado por las acusaciones, el régimen chino decidió liberar algunas imágenes del misterioso y emitió en la televisora estatal CCTV un reportaje al director del Laboratorio Nacional de Bioseguridad, Yuan Zhiming.

“Sin autorización, ni un mosquito podría entrar en el laboratorio”, dijo Yuan en la entrevista realizada en el interior de las instalaciones, inauguradas en 2017. “Ninguno de nuestros técnicos de laboratorio podría sacar ni siquiera una gota de agua o un pedacito de papel”, aseguró.

Según el director, “la gente que se imagina que podríamos sacar animales del laboratorio para venderlos o que podrían escaparse no tienen ni idea de nuestro funcionamiento”.

La teoría que tiene más consenso es que el virus tendría su origen en un murciélago o un pangolín y que luego pasó al hombre. El lugar probable de contaminación sería un mercado de Wuhan donde se vendían animales salvajes vivos. Sin embargo, EEUU ha declarado en más de una oportunidad que no descarta que el virus haya nacido en el laboratorio chino.