Comparte esta nota
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Buenos Aires. “Yo vine aquí a terminar con los odiadores seriales”, dijo el presidente, Alberto Fernández al encabezar este jueves el acto central, en forma virtual, de los 204 años de la Declaración de la Independencia Argentina, mientras que el sector más duro del opositor Juntos por el Cambio realizó concentraciones con consignas de extrema violencia y ataques contra periodistas de la televisión C5N, dañando y destruyendo los vidrios de un vehículo de ese medio. “Van a empezar a tener miedo hijos de puta”, gritaban en medio del caos.

“Ninguna sociedad concreta su destino en el medio de insultos, divisiones y fundamentalmente teniendo al odio como común denominador” dijo el presidente, rodeado de los gobernadores desde las 24 provincias en forma virtual y representantes de empresas, políticos y sindicalistas en la residencia presidencial manteniendo las distancia y los protocolos de la cuarentena a la obliga la pandemia del Covid-19.

Era una imagen simbólica de dos mundos, mientras el mandatario pedía la unidad ante las graves circunstancias que atraviesa el país, los manifestantes violaron una vez más la cuarentena, que regresó en esta capital a la primera fase ante un rebrote considerando que las restricciones son un avance contra sus “libertades”, recurriendo a todas clase de insultos, y persiguiendo tanto en la zona del Obeslico, en el centro de la capital, cerca de la residencia presidencial, como en el barrio residencial de Belgrano, a periodistas.

“Vine aquí a abrir los brazos para que todos nos unamos en busca de ese destino común. No vengo a instalar un discurso único, sé que hay diversidad y la propicio, de todo tipo, género e ideológica. La celebro, no me afecta, lo que necesito sí es que sea llevada adelante con responsabilidad”, sostuvo también Fernández.

Destacó el acuerdo con todos los gobernadores, para enfrentar la pandemia en lo que “absolutamente todos entendimos que no había un dilema, que no había disyuntiva, que había que preservar la vida y la salud de la gente”.

Indicó que “no es verdad que no tengamos futuro y menos cierto es que no tengamos ideas (…) este presente nos permitió ver las cosas en su real dimensión y ya tenemos mucho más claro por qué no podemos volver a repetir errores que cometimos en el pasado”.

Fernández recordó a la fallecida cantante Mercedes Sosa, de quien dijo que “sufrió las desventuras de la Argentina” y nació en Tucumán “el mismo lugar donde la patria gritó su independencia”, dijo el mandatario al anunciar que Rradio Nacional Tucumán volverá a llamarse Radio Mercedes Sosa.

En tanto además de las concentraciones anticuarentenas, también hubo protestas muy fuertes en la ciudad de Rosario y en Avellaneda provincia de Santa Fe, donde los trabajadores comenzaron una huelga contra la empresa Vicentín, que fue intervenida por el gobierno nacional para evitar una quiebra fraudulenta y se pedía hoy la expropiación de la misma.

Había un proyecto del gobierno de expropiación para evitar su venta a un comprador extranjero, pero todo esto quedó suspendido por un juez del lugar de antiguas relaciones con los dueños de Vicentín. De esta manera en Avellaneda, sede de la empresa en Santa Fe, se dieron las dos manifestaciones, pero no hubo choque entre ambos sectores.