Comparte esta nota
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Un féretro vacío a las puertas de la Alcaldía mostró este lunes el malestar de vecinos de un municipio de Bolivia que salieron a protestar llevando a cuestas el ataúd, que simbolizaba a los muertos por COVID-19 que hasta ahora no pueden ser enterrados o cremados, exigiendo a las autoridades fosas comunes.

Una decena de representantes de barrios del municipio de Tiquipaya, en el departamento central de Cochabamba, protestaron en la puerta de la Alcaldía exigiendo un centro de aislamiento y fosas comunes para los fallecidos.

Los manifestantes instalaron un féretro de madera al frente de la puerta de la sede municipal y acomodaron una bolsa negra en una acera de la calle, en representación de la dramática escena que se repite desde hace días en la región con fallecidos por COVID-19 en las calles.

La protesta exigía que fueran atendidos por alguna autoridad para que sus peticiones sean escuchadas, pero no lograron su cometido.