Comparte esta nota
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Algunos hospitales de los estados de Texas y Florida están a punto de quedarse sin camas para los enfermos de coronavirus, mientras las autoridades se apresuran a tomar medidas para frenar los contagios y aumentar la capacidad sanitaria.

Si bien el promedio de edad de los contagios en las últimas semanas en Estados Unidos ha bajado considerablemente con respecto al de los primeros meses del año, inevitablemente podrían necesitar atención médica en los próximos días cuando se agraven los cuadros de infección, por lo que se hace urgente mejorar el sistema de atención para evitar el colapso.

En total, de las 69.000 camas disponibles en todo Texas, 55.800 están ocupadas, es decir casi el 81 por ciento, de acuerdo a datos de este lunes del Departamento de Salud estatal.

Este lunes, los alcaldes de las ciudades de San Antonio y Austin y el regidor del condado de Miami-Dade (Florida) avisaron de que los hospitales están al límite y se están acabando las camas en las unidades de cuidados intensivos (UCI).

“El tiempo se agota ahora en términos de la capacidad de nuestros hospitales en San Antonio, al igual que en muchas de las otras grandes ciudades de Texas”, dijo a la cadena CNN el alcalde de San Antonio, Ron Nirenberg.