El Departamento de Bomberos de Greensboro, Carolina del Norte, explicó que el alcohol que tienen los desinfectantes los hace altamente inflamables, y ello convierte en un peligro el uso de fuegos artificiales, tradicionales en la celebración patria de Estados Unidos.

Dee Shelton, educadora en seguridad contra incendios del departamento en Greensboro, señaló que cualquier persona que tenga las manos cubiertas de desinfectante con alcohol podría sufrir, además de quemaduras por fuegos artificiales, lesiones al manipular parrillas, fogatas u otros fuegos. Para reducir el riesgo, Shelton recomienda lavarse las manos con agua y jabón durante los festejos.

De todos modos, la mayor sugerencia es que si una persona utiliza un desinfectante de manos, luego debe asegurarse de que la piel esté totalmente seca antes de encender los fuegos artificiales. Y también comprobar que los envases estén alejados de la pirotecnia.