monte-rushmore-famosos-parque-nacionales_0_119_6051_602
Comparte esta nota
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Se estiman más de 7 mil 500 personas en los festejos del Día de la Independencia de Estados Unidos; demócratas criticaron la decisión del mandatario por el aumento de casos de coronavirus.

En medio de las críticas por el avance de la covid-19 en Estados Unidos, el presidente Donald Trump se dirigió al Monte Rushmore para una noche de fuegos artificiales con la expectativa de despertar un sentimiento de unidad que le ha sido áspero por el crecimiento exponencial de casos de coronavirus. En víspera de la fiesta nacional del 4 de julio, el mandatario pronunciará un discurso ante el monte de granito donde están esculpidos los rostros de cuatro de sus predecesores históricos, George Washington, Thomas Jefferson, Theodore Roosevelt y Abraham Lincoln.

¿Cómo será la celebración de Trump este 4 de julio?

Trump se ha mostrado exuberante sobre el evento del Monte Rushmore, que se espera que reúna a más de 7 mil 500 personas y puede esperar una recepción calurosa en Dakota del Sur, un estado poco poblado que en 2016 votó un 60 por ciento a su favor.

“Va a ser una velada inolvidable, con fuegos artificiales que pocas personas han visto. Va a ser muy emocionante”, afirmó. Allí la gobernadora, Kristi Noem, se sumó con entusiasmo al evento. “

Dijimos a los que tienen aprensión que se pueden quedar en casa”, declaró Noem a la cadena Fox News. “Para quienes quieren unirse, vamos a distribuir mascarillas gratuitas, si deciden ponerse una. Pero no habrá distanciamiento social”, agregó.

Por ahora, el presidente republicano se aferra al mensaje de que “la crisis está siendo manejada”, que la economía “vuelve a rugir” y que el año 2021 será “histórico”.

Será la primera exhibición de fuegos artificiales en este sitio en una década, ya que fueron interrumpidos en 2010 por miedo a los incendios forestales. Trump se refiere con fascinación a este lugar, esculpido entre 1927 y 1941 en la cadena montañosa de Black Hills. En 2017, incluso llegó a evocar, en broma, la idea de que su rostro sea incluido en la piedra. “La roca que rodea a los rostros esculpidos no permite más esculturas”, explicó la vocera del Servicio de Parques Nacionales, Dana Soehn.