La capital de China canceló decenas de vuelos, cerró escuelas y aisló a algunos vecindarios el miércoles, en renovados esfuerzos por contener un rebrote de coronavirus que está avivando los temores a una segunda ola de contagios.

El resurgimiento de la enfermedad en Beijing durante los últimos seis días ha alterado la vida cotidiana de muchos de sus habitantes y algunos temen que toda la ciudad se dirija hacia un confinamiento por el incremento de nuevos casos de Covid-19.

Las autoridades sanitarias informaron 31 nuevas infecciones confirmadas al 16 de junio, con lo que los contagios acumulados desde el jueves ascienden a 137, el peor rebrote de la enfermedad en Beijing desde inicios de febrero. Desde el domingo se tomaron pruebas a descarte a 356.000 personas.