Dos policías arrestaron a un hombre de raza negra durante las protestas por el brutal asesinato de George Floyd a manos de un elemento de seguridad, en Minneapolis. Cuando revisan sus pertenencias, encuentran una placa que lo acredita como agente del FBI.

La reacción de uno de los agentes es decir: “Hombre Equivocado”, mientras el agente de investigación exige que lo liberen, pues lo habían esposado.